miércoles, 17 de diciembre de 2008

73

Los días pasan cual estampidas, me dejan exhausto y sin aliento para dominarlas, pero aprendiendo y tomando experiencia con el paso de ellas, por eso el otro día me compre un sombrero, un sombrero de aventurero, para que cuando lleguen me vean preparado y se asusten un poco, después... dormiré un poco mas tranquilo.