jueves, 4 de diciembre de 2008

59

-Detén tu desconcierto, expresate con sentimiento, por que en este salón no hay cobardes, todos tienen las agujetas bien amarradaa y los botones bien abrochados, todos puede decir exactamente lo que sienten y lo que piensan, pero cuidado cuando mientas, por que asi como se abotonan las mangas, se las desabotonan rápidamente y después nadie los para. Después de borrar el pizarrón, tendré que examinar muy bien tu tarea.- 
Me dijo la maestra y a mi me sudaban las manos, pensé que tenia un poquito de tiempo mas en lo que terminaba de borrar.