jueves, 4 de diciembre de 2008

55

Sentado ahí, justo en la banqueta donde se despidió de mi la ultima vez, recojo los pedacitos de recuerdos que quedaron, los trato de pegar pero es imposible, el aire me susurra que no pierda el tiempo, pero hago como que no lo escucho, como que soy de palo, como que tengo orejas de pescado.