jueves, 4 de diciembre de 2008

57

-Tengo los pies grandes e hinchados por ir corriendo tras de ti, no pude mas, el humo del cigarro me ha hecho antideportista, es un asco, de hecho salté la reja que tu también saltaste y ahí quede, me senté un rato, me comí un grillo como esperando que mejorara mi situación, no me preguntes por que, pero no funciono, después me rendí y decidí regresar y esperar a ver si algún día quisieras regresar, aquí estoy desde entonces.- 

Le dije.

-Solo vine por un sweater que se me había olvidado, pero ya me voy, mejor no me esperes, adiós-

-¡Ok... aquí te espero!.- 

Le grite mientras cerraba la puerta tras de si.