lunes, 8 de diciembre de 2008

61

Había una vez un capitán con un barco chiquito, navegaba solo por los mares, buscando donde encallar, habían olas no tan chiquitas que de vez en cuando intentaban hundir al capitán del barco chiquito, pero siempre lograba salir a flote con la cabeza en alto y mirando al horizonte, con un pie en el agua y el otro en el barco chiquito, su esperanza era encontrar algún día, la playa perfecta, buscaba y buscaba, pero nada encontraba, algunas corrientes lo confundieron y lo llevaron a playas ficticias, pero al darse cuenta, subía su pequeña ancla y volvía a la mar en busca de su playa, la playa perfecta para poder encallar.