martes, 16 de diciembre de 2008

72

La calle se agranda cuando pasa aquel señor, por que siempre desde pequeño logró lo que quería, lo que buscaba, dicen que tenia metas, yo digo que solo quería ser feliz... y se nota, hasta los perros parece que ladran al ritmo de sus pasos y los pájaros hacen los coros cuando pasa, es lo mas natural que he visto. Solo espero que no nos este viendo la cara por que si yo puedo, algún día quiero llegar a ser como él, que la gente me vea en la calle y aun sin tener que llamar la atención digan:

-¡Ey! ahí va el hombre mas feliz del mundo- 

y yo solo sonría y les asiente con la cabeza.

3 comentarios:

Delfina dijo...

el hombre mas feliz del mundo! éxitos para usted, ya como dije, son buenisimos sus textos.

copo dijo...

Este es buenísimo, me dieron ganas de que ser el hombre más feliz del mundo. Es un gran matiz el que describes con la frase: "aun sin tener que llamar la atención".
En vista de que no se me da la adivinacion geográfica (ciudad de México-Querétaro) ni la astrológica
(Tauro-Acuario) sólo me dedicaré a brindar pos tus palabras...salud!

El escupidor de palabras dijo...

Saluuuuuud!! jeje