martes, 2 de diciembre de 2008

31

Asustado y con una cara de horror vi como el micrófono se empezaba a comer al reportero, antes de yo poderle contestar su pregunta.