lunes, 1 de diciembre de 2008

14

Una piedra en el camino, me enseño que mi destino no era hablar con ella, que siguiera caminando y no me imaginara cosas ni palabras de rocas inertes, por que podía volverme un poco loco, mas de lo que ya estoy... maldita piedra!