miércoles, 3 de diciembre de 2008

52

-Desde pequeño a sido asi, nunca, ni si quiera una sola vez desde que nací me ha tocado un alto, siempre en todos los semáforos por los que paso sin excepción alguna se ponen en verde, de hecho mis papas se dieron cuenta de esto cuando yo era apenas un bebe y me usaban para llegar temprano a cualquier lugar y ya después aprendí a manejar y ahora soy yo el que nunca llega tarde, no se por que, creo que es un don.- 

me decía mirandome continuamente mientras manejaba.

-Un don muy raro, ¿Por que crees que sea?-

Le pregunte

-No se, pero a veces pienso, y la verdad es que no se como podría reaccionar si algún día me llegara a tocar un alto.- 

Mientras decía esto, no se dio cuenta que el semáforo que estábamos por pasar, había cambiado a rojo.

- ¡Alto! ¡Frena! - 

Grite asustado, las llantas rechinaron dejando una estela de humo tras el coche, justo antes de que otro auto cruzara frente a nosotros.

-¡¿Estas loco?!- 

Le grite, mientras el solo miraba hacia arriba con la boca abierta y las manos fijas al volante, como en estado de shock, después de eso, silencio... me baje del coche y mejor caminé, mi casa quedaba muy cerca.

1 comentario:

Delfina dijo...

me haces acordar un poco a Liniers, por eso te lo recomendé. es bueno como vos y nosé porqué motivo tiene un aire a vos. quisiera comentar todas tus notas, pero no quiero parecer pesada tampoco! lo unico que te digo, es que no dejes ninguna nota atras de tu librito :). EXITOS Y SUERTE!