martes, 2 de diciembre de 2008

43

Llegando a la casa siempre grito:

-¡Ya llegue!

Me quito el saco, luego la camisa y la corbata, luego los zapatos, después el pantalón, luego la ropa interior y al final dejo mi cuerpo en el perchero y me entrego como soy.