lunes, 1 de diciembre de 2008

30

-Me cosquillean los labios, pero el problema no es ese, el problema es que no tengo manos...

Escuche decir a aquel tronco humano, únicamente con cabeza

- Dime una cosa

-La que quieras- Respondí, después de todo era lo mínimo que podía hacer.

-¿Que se siente correr? ¿Es cierto lo que cuentan? ¿Que todo tu organismo se acelera, que tu respiración aumenta y que tu corazón pareciera que esta apunto de estallar?

Hubo un silencio incomodo en la habitación, después, con cierto aire de desconcierto me senté donde se suponía deberían estar sus piernas y le dije:

-No se... no me acuerdo, hace mucho que no corro.