miércoles, 20 de enero de 2010

208

-Aun tengo el sabor a sangre fresca en los labios y carne cruda entre mis dientes.
-¡Que asco! - me dijo- yo por eso pedí ensalada.
Y es que no se ni por que la invite a cenar, nunca fueron mi perdición las vegetarianas.

3 comentarios:

copo dijo...

Ja...triste cuando un placer te echa a perder otro placer...
Un beso!
Copo

A. Iniri dijo...

que gusto ver ese dos cero ocho

Rey dijo...

jajajaja mal comentario para una vegetariana..