lunes, 25 de enero de 2010

212

Desde la primera vez que te vi supe que te gustaba volar, así que me las ingenie para hacer unas alas de cartón y te dije:
-Hola, ¿Cómo te llamas?
-Hola, mi nombre no importa.
-Esta bien, mira hice unas alas de cartón, te invito a volar.
Y tu aun viendo que mis alas no eran de confiar decidiste volar conmigo, y así nos fuimos volando, pero después de un rato el cartón se rompió y los dos caímos al suelo… nos dolió.
Yo no podía dejarte ahí, en el suelo, así que fui y me hice unas alas de alambre con algodón y de nuevo te dije:
-Hola, ya se que mis otras alas no eran de confiar, pero estas creo que si nos pueden levantar.
Tu lo dudaste un rato, viste mis alas y me dijiste:
-Esta bien, vamos a volar.
Y así de nuevo subimos lo mas alto que pudimos, pero como subimos, caímos, el algodón se empezó a desmoronar y de nuevo tocamos el suelo… nos dolió.
Y yo ya no quería volar, tú aun siendo del aire tampoco querías volar conmigo, pero pasó el tiempo y me salieron alas de verdad, no de cartón, no de algodón, tampoco de alambre y fui con miedo a invitarte, pero era de esperarse, tu de mis alas ya no querías saber nada, así que las guarde por si algún día quisieras volar conmigo y es que si no es contigo no las pienso usar.

8 comentarios:

nebraska dijo...

es de lo más bonito que he leido por aquí.

copo dijo...

Siempre es un placer pasar a visitarte y darme cuenta que me has sorprendido más de doscientas veces.
Con microrelatos como estos siempre me haces volver a creer en el amor.
Un abrazo para tus alas, aunque estén guardadas.
Copo.

El escupidor de palabras dijo...

... (un SIlencio intEncionado)


cuando SienTo que quiero cerrAr loS ojos Y bOrrar esa imágen que me he creado al leEr eSTe.
.de hOY.

Anónimo

Anónimo dijo...

Una muestra magistral del cliché.
Si tu intención fue aleccionar a tus lectores sobre lo mal que se lee revisitar lugares comunes hasta el hartazgo, felicidades.

Nohemi dijo...

Este texto me ha sacado un gran awn! jejeje... algún día volaremos, algún día

Kanbhik dijo...

Esta hermoso. Me dejaste sin palabras. Es una de las razones por las que amo el azar de haber encontrado este blog.

Sigue asi porfavor, o explotare como la carne.

El escupidor de palabras dijo...

muchas gracias, tratare... lo intentare :P

Anónimo dijo...

Es increible lo que uno confia durante mucho tiempo en la persona que cree uno es el indicado y despues de muchas caidas seguir queriendo volar a su lado...