lunes, 25 de enero de 2010

209

Después de que la tormenta pasó, el señor con los pelos rizados pregunto:
-¿De alguien son estos zapatos?
-...
Pero nadie respondió, lo único que se esperaba es que tal vez el dueño de los mismos voló.