martes, 10 de marzo de 2009

139

Me devoro las manos primero para no tocar, para olvidar que se siente acariciar, para no usar mis dedos y jugar por ahí, después me las ingenio para seguir comiendo, tal vez metiendo un palito en los huequitos que quedaron, en uno el cuchillo y en otro el tenedor, entonces así ya puedo empezar con los pies para no poderte seguir.

4 comentarios:

caballero de labios impuros dijo...

Joder! Sr. antropofago y su lírica mal deducida por este poetastro. Good Luck!

nebraska dijo...

que fuerte¡¡¡..
pero creo que al final lo unico que hay que cortar es la dependencia al recuerdo.
no pierda las manos¡¡
;)

vittt dijo...

devorarme por el hambre que tengo de vos...

muy bueno.

copo dijo...

Buenisimo!