miércoles, 4 de marzo de 2009

137

Y si, se fué, eso lo sé, por que la vi irse, pero estoy seguro que me implanto un chip en la cabeza antes de partir, por que cada vez que cierro los ojos, la veo y cada vez que sueño, sueño con ella... ya llevo mas de 3 agujeros buscando al maldito en mi cerebro, pero nada, solo espero poder encontrarlo antes de volverme salero e ir derramando poco a poco mis sesos por el suelo.

7 comentarios:

Bohemia dijo...

Es que hay recuerdos que se quedan pegados con chinchetas y no hay forma de apartarlos de nuestra cabeza...

PuTa dE pLáStikO dijo...

jenny tenía razón, hay patos en la luna, nena no te mueras más.
siempre que se van nos dejan un GPS
es normal, no te preocupí.


besito :)

copo dijo...

Dentro, muy dentro, como un implante...si que es desagarrador el relato. Ahora estoy pensando que a veces los ex no nos rompen el corazon, nos taladran el cerebro, no?
Abrazos querido.

sino dijo...

Yo tenia uno de esos chips. Usa un desarmador de cruz y has palanca, veras que eso funciona y funciona muy bien (nada comercial)...

nebraska dijo...

jajajajajajaja¡¡¡...que divertido suena todo eso..a formatear , a formatear¡¡

Anónimo dijo...

na, no lo formatees, deja de buscarlo. Si está en tu cabeza y rondará todo el tiempo.
El asunto es vivir con ello! Es más fácil que pelearse por ello y además, lo más cercano a un final feliz.

domemu dijo...

excelente final: el hombre salero que derramaba sus sesos por el suelo :)