domingo, 30 de noviembre de 2008

7

Patas largas, orejas cortas, besos hinchados de miel y ningún tipo de remordimiento a la hora de decir: "Adiós", es lo que pasa cuando los niños pequeños no van a misa, por eso yo ya que soy grande, no voy.