domingo, 30 de noviembre de 2008

3

Y así empezó todo, contando las pequeñas burbujas que salían de su boca y explotaban a la hora de hablar, después de pensarlo bien empezó a caminar y al darse cuenta ya estaba del otro lado recordando las palabras que su padre un día le dijo: "Nadie muere antes de tiempo, así que no pierdas mi tiempo y ponte a trabajar huevon!". miro el reloj y contento simplemente dejo de contar.

No hay comentarios: