viernes, 21 de agosto de 2009

183

-¡Mamá, Mamá!

-¿Qué paso hijo?

-Me acabo de quitar una costra.

-¿Y qué pasó?

-Nada, no había nada debajo de ella.

-¡Ah! Entonces sigue corriendo con las agujetas sueltas.

-¡Ok!

2 comentarios:

No soy poeta dijo...

Lo que es ser niño. Quién no se cayó de niño y se hizo una mega raspada y, uno como niño, juraba poder ver hasta el hueso.

Srta. Bye dijo...

Tengo una bonita marca en una rodilla gracias a jugar a quitarme costras.
Un besote :)