jueves, 11 de junio de 2009

168

Ayer por la noche, los ruidos que suelo ignorar fueron los que me quitaron el sueño, los pequeños crujidos de la madera, los grillos, el viento, las hojas, parecían gritos en mi habitación... hoy tengo sueño.

2 comentarios:

Brida dijo...

Suele suceder...

A veces los ruidos con los que estamos tan acostumbrados a escuchar a la hora de dormir son los que te mantienen despierto toda la noche.

Saludos!

Bohemia dijo...

las noches desveladas engendrán jornadas de sueño