lunes, 8 de junio de 2009

166

-Necesito alejarme de ti.

-¿Y eso por que?

-Necesito que desaparezcas.

-Yo no quiero desaparecer.

-Es que no debo verte, necesito inventarte un funeral y un requiem para tocarlo al final, necesito llorarte.

-Pues entonces así no podemos seguir.

-No, no podemos, si sigues aquí tendré que matarte.

Le dije mirandola a los ojos y ella devolviendome la mirada y bien quedito me dijo:

-Entonces ya estoy muerta.

Y yo empece a llorar.

3 comentarios:

nebraska dijo...

transmite dolor... que dificil es olvidar, lo que no quieres dejar.
y lo vuelvo a leer...y duele otra vez.

F. Iniri dijo...

Supongo que toda tragedia se vale de este elemento tan simple, el hecho de saber que todo esta mal y seguir ahí a pesar de saber que nos toca un obscuro futuro.
Coincido con nebraska, duele una y otra vez

X dijo...

¿Ya la sepultaste?