sábado, 16 de mayo de 2009

160

Entré en su habitación y no, ya no había nada, totalmente vacía, de no ser por que en la pared mas alejada estaba clavado con una tachuela roja un pequeño avión de papel, lo tomé, estaba hecho con una servilleta y al desdoblarlo encontré las palabras escritas:

"No te vuelvas a subir al avión, si no estas seguro de que llegará a su destino"

Me quede frío, tenia razón, pero como suelo ser muy necio lo volví a dejar en la pared y salí de la habitación sonriendo, siendo sobreviviente de no se cuantos accidentes aéreos mas.

3 comentarios:

copo dijo...

Que sobreviviente más digno. Qué un día el avión encuentre su destino.
Abrazos

nebraska dijo...

lo importante es perder el miedo y subirse una y otra y otra vez...
puede que en una de esas llegue a su destino, el siempre sobreviviente.

nebraska dijo...

lo importante es perder el miedo y subirse una y otra y otra vez...
puede que en una de esas llegue a su destino, el siempre sobreviviente.