domingo, 3 de mayo de 2009

156

Tu boca escupiendo frases estudiadas es una cosa, tu mirada pidiendo favores personales es una muy diferente, el estar despeinado no es un gusto si no una forma de ser y es que nunca me lleve bien con los cepillos, ni con los favores sin querer.