miércoles, 15 de abril de 2009

153

-¡Señor! ¡Ayúdeme por favor, no tengo corazón!

-¿Y como le puedo ayudar?

-Vendame el suyo.

-¿Venderle el mío? ¿Qué esta usted loco?

-No, no estoy loco, vendame su corazón, yo ya he vivido mucho tiempo con un hueco en el pecho.

Me le quede viendo a aquel loco sin corazón, lo pensé solo un momento, creo que a veces puedo llegar a ser un poco impulsivo y le dije:

-Esta bien, ¿Cuánto cuesta un corazón hoy en día?

-Depende.

-¿De que depende el costo de un corazón?

-De cuanto espacio le quede aun.

-Mmm, pues creo que esta como nuevo, hace tiempo tenia uno de ballena pero lo cambie por este nuevo, por que era mucho para mi, ademas hacia mucho ruido.

-¡Ah! Entonces es caro... le ofrezco esta bolsa llena de sueños, una piedra y una engrapadora.

-¿Cómo? Creo que mi corazón cuesta mas que eso, ademas ¿Yo para que quiero una piedra y una engrapadora?

-No crea señor, hoy en día el soñar se ha vuelto muy caro, así que una bolsa llena de sueños vale mucho, la piedra es para que la ponga en el hueco que dejara su corazón y la engrapadora para cerrar la herida.

-Esta bien, me convenció, trato hecho.

Le dije y desde entonces vivo pensando donde andará mi corazón vendido, mientras camino por ahí con una piedra en el pecho y una bolsa llena de sueños, eso pasa cuando eres impulsivo.

4 comentarios:

chevalier de lèvres impures dijo...

Me rei al principio, pero despues,y aun ahora, sigo sacando algunas cosas buenas en esto. Bien, bien, pues a darle...





Postdata: Desde ahora anti virgulilla.

elías dijo...

ya estas peinado pa tras, seguro que quiero participar, solo pasame un mail al que te pueda mandar el dibujo cuando lo tenga listo. Saludox y gracias por la invitacion

elías dijo...

y yo pido dibujar el 153
!

Bismark Estrada dijo...

No, eso pasa cuando te dejas convencer por un serie de productos de moda, es así el marketing...

Buena historia.