sábado, 11 de abril de 2009

150

Seguía corriendo sin mirar por donde pasaba y sin escuchar a los que me hablaban, yo solo daba un paso tras otro con una grande y estúpida sonrisa de iluso en mi boca, de pronto en seco me pare, llevaba algo en las manos y estaba seguro que era algo bueno, por eso sonreía, en ese momento escuche la voz de un viejo sentado al lado de mi que me dijo:

-Cuando crees que tienes algo seguro y bueno en tus manos, fijate bien, por que puede que solo sea caca entre tus dedos.

Mientras lo seguía mirando mi sonrisa desapareció y me di cuenta que tenia razón.

2 comentarios:

copo dijo...

Que buena fabula. Ojala todos pudieramos darnos cuenta asi de rapido cuando solo es caca.
Un abrazo

chevalier de lèvres impures dijo...

Me pones a pensar sobre lo que creo tener.












Pero que descortés y grosero soy. Lo único que interfiere con mi aprendizaje es mi educación...™