miércoles, 6 de abril de 2011

237

-Hay veces que no quiero ni verme.
Me dije
-Hay veces que no quiero ni oírme.
Me respondí... así pues, cerré los ojos y me tape los oídos… pero seguía siendo yo.