jueves, 7 de octubre de 2010

226

Ayer me perdí en un laberinto sin salida o por lo menos eso creía, apunto de morir te vi, dicen que en esos momentos puedes hacer un resumen de toda tu vida. Y ahí estabas, en mi vida, no supe que decir, era de esperarse, no me sorprendí, lo que después de un rato no entendí, es como salí si la salida no la vi, tal vez aun sigo ahí.