martes, 8 de septiembre de 2009

192

Hoy en la mañana un pájaro iba volando y se estrello en mi ventana, el ruido del golpe contra el cristal me despertó, así que baje a ver que había pasado y ahí lo encontré, tirado, llorando en el suelo, con el ala rota, lo levante y le pregunte:

-¿Qué pasó? ¿Qué no viste que la ventana estaba cerrada?

-No, yo pensé que estaba abierta.

-Bueno, pero de todas maneras, si hubiera estado abierta... ¿Qué hubieras hecho?

-Volar adentro.

-Pues entonces de ahora en adelante deberías de buscar ventanas abiertas. ¿No crees? Digo, si quieres volar adentro.

-Si, lo haré, que iluso fui.

Y después de unos días volvió a volar y se fue.