martes, 24 de febrero de 2009

131

El escupir al cielo es valiente de mi parte, aun sabiendo que al final solamente caerá de nuevo en mi cara, cerrare los ojos, pensare que tal vez no conseguí lo esperado, que soy un idiota, que nunca he cambiado y esperare a que mi insulto al señor sol se me regrese... tal vez usando lentes obscuros pueda sonreír.