lunes, 2 de enero de 2012

255

Después de mucho tiempo, antes de tomar la curva, los dos de pie y corriendo, un corredor estaba a punto de rebasar al otro corredor y este le dice:
-¡Ey! ¡Espera!
El corredor que estaba apunto de seguir su rumbo dejando atrás al otro, bajó un poco la velocidad y mientras seguían corriendo le preguntó:
-¿Que quieres?
-Solo saludar, es que pensé que estabas corriendo en sentido contrarío al mío.
-Si, lo estaba, pero me aburrí y decidí volver a correr en esta dirección.
Sin dejar de correr el corredor le sonrió y le dijo:
-Que bueno, me da mucho gusto eso.
-¿Si? ¿Porqué?
-Pues no sé… ¿Recuerdas la última vez que hablamos? Me dijiste que ya no querías volver a correr conmigo, que tenías miedo de que te volviera a tirar y te dejará ahí tirado, por eso empezaste a correr en sentido contrario.
-Si claro, pero todo eso después de levantarme.
-Pues si, pero lo que no me había dado cuenta, es que cuando te tiré, yo también me caí y me caí muy fuerte, me lastimé muchísimo, tuve que arrastrarme y gatear para volverme a levantar y poder volver a correr como lo hago ahora, pero correr acompañado ya no era lo mismo sin ti.
-Lo sé, a mi también me costó mucho trabajo levantarme.
Después de eso hubo un silencio que era todo menos incomodo, una ausencia de palabras pero no de comunicación, en el ambiente se escuchaba como el paso de sus trotes y su velocidad se sincronizaba.
-Se que ha pasado mucho tiempo, pero creo que puede funcionar… ¿Quieres volver a intentar correr a mi lado?
-No lo sé, esto me agrada, pero… ¿Si me caigo en el camino?
-Yo voy a estar ahí para levantarte y espero que si yo me caigo tu estés ahí para levantarme.
-¿Y si los dos nos caemos?
-Pues nos levantamos al mismo tiempo.
-¿Y a dónde nos dirigimos? 
-Eso no lo sé y no me interesa, la pista parece tener la forma de un 8, pero eso no me importa mientras estés corriendo a mi lado… ¿Qué dices? ¿Lo intentamos?

En esta parte el narrador salió al baño y dejó en tus manos la respuesta.
(Insertar final aquí.)

16 comentarios:

Angustina · dijo...

Ni bien terminó de preguntar se detuvo, pues el otro corredor ya no estaba a su lado. Miró hacia atrás, a los costados, él ya no estaba.
Continuó corriendo solo, un tanto extrañado, pero tranquilo, liviano. Una brisa fresca le acariciaba la cara, su cuerpo no le pesaba, su conciencia tampoco.
Por primera vez después de tanto tiempo sintió que su mente y su cuerpo se dirigían hacia el mismo destino.
Sintió cómo el perdón, su perdón, le colmaba el pecho. Ya no se sentía solo, se tenía a si mismo, y eso le bastaba.

El escupidor de palabras dijo...

:)

El escupidor de palabras dijo...

Me has dejado con una sonrisa

Angustina · dijo...

Pero...quiero saber el final verdadero, daaaale! :) Se buenito y contanos *_*

(gracias por la sonrisa, también me dejaste con una)

El escupidor de palabras dijo...

De verdad que no lo se, a mi me gustaría que corrieran juntos, pero no lo sé, ese narrador nos ha quedado mal a todos con su ida al baño. Lo mejor será que cada quien imagine el suyo. :)
Saludos! Gracias por pasar!

Anónimo dijo...

oye, cuantos años tienes? quieres casarte conmigo?
podría vivir a tu lado, leyendo lo que escribes. me haces feliz.

El escupidor de palabras dijo...

jajaja tengo 27 y no se si me pueda casar contigo, habría que ver jajaja Gracias por leerme.
¡Saludos!

Anónimo dijo...

jajaj yo tengo 22, al menos no dijiste que NO! qué diplomacia, igual vivimos lejos...nos separa la linea del ecuador. por lo pronto me conformo con leerte. gracias a ti ♥

El escupidor de palabras dijo...

22 esta perfecto jajaja y no puedo decir que no, ¿Qué tal que tu también me puedes hacer feliz? jajaja ¿Dónde vives?

Anónimo dijo...

vivo en Argentina, lejos no? jaja, perdón por coparte así el sector de comentarios, jaja era un chiste lo de casarse, no? pero si es verdad que me haces feliz ^_^

El escupidor de palabras dijo...

Si, algo lejos... ¡ah! yo ya me quería casar esposa! jajajaja
Tratare de seguir escribiendo :)
Saludos!

Anónimo dijo...

jajaja algún día quién sabe, nos conocemos y nos casamos :) pero tan jóvenes...nos echaríamos a perder! jaja, una última pregunta, la voz de 11:11, es tuya? saludos, y seguí escribiendo!! estoy segura que no soy la única a la que hacés feliz, estoy segura porque tengo un superpoder!! :D beso!

El escupidor de palabras dijo...

Va, entonces nos conoceremos viejos para no echarnos a perder jaja y si, si es mi voz la de 11:11
Espero que tengas razón :)

Anónimo dijo...

linda voz! hasta dentro de unos años entonces :) yo estudio diseño, quizás se crucen nuestros caminos por casualidad, tendremos que apostar a una sucesión de infinitas coincidencias. saludos yesterman, nunca dejes de brillar.
| no hace falta que lo publiques, es sólo para vos :) |

Diego Aragón Velázquez dijo...

y así escritor y lector se encontraron juntos corriendo por un mismo camino nadie más supo que paso con ellos. Porque nadie más se atrevió a correr como ellos.

Diego Aragón Velázquez dijo...

Y así escritor y lector se encontraron juntos corriendo en un mismo camino, nadie más supo que paso con ellos. Porque nadie más se atrevió a correr como ellos.